¿BLOQUEADOS?

ANTONI TARABINI

 

No olvidemos el porqué de la repetición electoral: la incapacidad de nuestros partidos, con mayor o menor responsabilidad, de llegar a acuerdos para la formación de un gobierno estable y capaz de hacer frente a los graves problemas estructurales: cohesión territorial incluido el conflicto catalán y la financiación autonómica; la economía inmersa en una desaceleración económica (no recesión); los problemas sociales y de igualdad tales como la Reforma Laboral, las Pensiones y la Dependencia; la calidad democrática con la Trasparencia, la llamada Ley Mordaza, necesitamos con urgencia un Presupuesto del Estado propio y operativo.. De momento todo sigue igual, seguimos bloqueados. Los debates electorales, especialmente el macro realizado el pasado lunes de hoy trasmitido por los diversos canales de televisión con la participación de los principales candidatos, no han significado una propuesta clara de ninguno de los candidatos para salir del actual “bloqueo” político y posibilitar un gobierno estable.

Únicamente una breve reflexión referida a la cohesión territorial. La cohesión política y social no está garantizada con el vigente modelo de Estado autonómico que, sin negar resultados relativamente positivos, hoy está obsoleto. El actual sistema de financiación es ineficaz e injusto. El conflicto catalán ha alcanzado límites insostenibles, y seguirá presente durante toda la campaña y continuará vivo después del 10-N. Y sus consecuencias políticas, económicas, sociales y de convivencia repercutirán en el conjunto de España y no solo en Catalunya.

Nos guste o no, el conflicto catalán es político, lo que exige es hablar y escuchar más allá del diálogo de besugos, lo cual no implica ceder en referéndums de autodeterminación y/o independencia, Pero, además de escuchar, habrá que proponer iniciativas. La situación está encallada entre las fuerzas políticas y sociales independentistas que, aunque no sean uniformes, se posicionan en el radicalismo sin pasar por alto la patética figura de Quim Torra. Los partidos de la derecha se ubican en la otra radicalidad, aplicar la Ley de Seguridad Nacional (PP), acudir al 155 (Cs), anulación del estado de las autonomías (VOX). Los enfrentamientos y las ambigüedades suelen terminar como el rosario de la aurora.

España, sus ciudadanos y ciudadanas, no se pueden permitir unas nuevas elecciones. Pero la formación de un gobierno estable, ni tan siquiera la elección de un Presidente resultará fácil. El bipartidismo, nos guste o no, no refleja una pluralidad y diversidad que sí están presentes en el Congreso de Diputados y Senado. Incluso en el interior de cada uno de los dos bloques ideológicos (derecha/izquierda) hay diversidad y pluralidad, y sin mayorías suficientes. No sólo la Investidura en primera lectura que exige mayoría absoluta es previsible. La mayoría absoluta es de 176 diputados, ni el bloque de la derecha ni de la izquierda es probable que los obtengan. Y en segunda lectura confiar en la abstención la Investidura de su “enemigo” político hoy por hoy es soñar despierto.

Pero hay más, aunque se alcanzara la Investidura de Pedro Sánchez como la lista más votada le quedaría conformar un gobierno monocolor o de coalición en minoría que requeriría pactos con “unos” y/o con “otros” para obtener el Ok del Congreso de Diputados. En teoría la izquierda podría formar un gobierno presidido por P. Sánchez con la participación o apoyo de U. Podemos. Pero, vista la experiencia anterior, está por ver. Teóricamente caben otras formas posibles: PSOE-PP o PSOE-C’s. Pero España no es Alemania para plantearnos una Gran Coalición; ni los Ciudadanos de Rivera tienen parentesco alguno con los liberales europeos. ¿Cabría la posibilidad de un gobierno en minoría de Sánchez con un pacto transversal con el PP referido a los temas básicos (Catalunya, Presupuesto, Pensiones, financiación autonómica…)?

Lo único que no podríamos, ni deberíamos, aceptar son unas nuevas elecciones.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.