EL GOBIERNO PASA AL CONTRAATAQUE Y ACUSA AL PP DE MIMETIZARSE CON LA ULTRADERECHA

PEDRO VALLÍN

 

 

Sánchez reprocha a Casado que convierta la pandemia en “un concurso de posados” e Iglesias afea a García Egea una “llamada a la desobediencia” de las fuerzas del orden

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha cambiado este miércoles su tono en la sesión de control hacia el líder de la oposición, Pablo Casado, y ha pasado al contraataque, secundado por el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, quien llamó al orden al secretario general del PP, Teodoro García Egea.

En su pregunta, Pablo Casado criticó al gobierno por su acuerdo con Bildu y, de nuevo, toda su gestión de la pandemia. “No le queda ningún partido al que engañar, ningún español al que mentir”, dijo Casado. A continuación, acusó al presidente de llevar “dos meses tocando la lira, como Nerón, mientras todo arde”, antes de preguntarle si se derogará la reforma laboral. Sánchez le respondió que el compromiso del gobierno en el pacto de coalición es traducir la derogación de la reforma laboral del PP en dos objetivos: “Recuperar derechos laborales y reconstruir los consensos sociales rotos por el PP”.

En la réplica, Casado entró directamente en el cese del jefe de la comandancia de la Guardia Civil en Madrid, Diego Pérez de los Cobos. Acusó a Sánchez de “sabotear la independencia judicial”, aseguró que ”desde Roldán nadie había manchado así a la Guardia Civil”, anunció que el PP ”llegará hasta el final”, y concluyó que “el que sobra no es un coronel, es su ministro”.

Fue entonces cuando Sánchez, aunque volvió a exigir al PP altura de Estado ante la pandemia “más grave en cien años”, aseguró que en estas circunstancias “el PP no ha estado con el gobierno de España” y “se opone a cualquier cosa que haga el Gobierno”, a lo que siguió un listado de críticas por una cosa y la contraria, principalmente “por no decretar el estado de alarma y por no derorgarlo”.

Según el presidente, la única actividad de Casado durante la pandemia ha sido un “concurso de posados (...) lo único que ha hecho es posar; concursa y compite con Ayuso en posados”. Y de nuevo le urgió a deshacerse del abrazo de la ultraderecha. “Si usted habla como Vox, actúa como Vox, y vota como Vox, si no es lo mismo se le parece y eso es un problema para la democracia española”.

La segunda parte de la refriega entre Gobierno y oposición la protagonizó el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, respondiendo al secretario general del PP, Teodoro García Egea. El diputado popular le reprochó el cese de Pérez de los Cobos, “un hombre honesto”, en mitad de una pregunta sobre la gestión de la crisis. Iglesias defendió el escudo social “sin precedentes”, y volvió a tenderle la mano, y pidiendo que no “se suban al monte con Vox”, porque “no es peligroso para el PP, sino para la democracia española”.

En la réplica García Egea hizo una encendida defensa de Pérez de los Cobos y del dimitido director adjunto operativo de la Guardia Civil, Laurentino Ceña. Acusó al vicepresidente de “dejar a los españoles atrás y manchar el bueno nombre de la Guardia Civil”. Entonces, García Egea, citó al fundador del cuerpo, el duque de Ahumada, cuando “se negó a cumplir una orden injusta del general Narváez”, un gesto que, más de cien años después, tiene su correlato en Ceña, que “ha hecho lo mismo”.

¿Está usted llamando a la insubordinación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, señor García Egea? Sean prudentes, que nos estamos jugando la democracia”

Iglesias saltó como un resorte: “¿Es usted consciente de lo que acaba de decir? ¿Ha leído el papel que le han escrito? ¿Está usted llamando a la insubordinación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado? ¿Les está pidiendo que incumplan las órdenes que, por su incitación, consideren injustas?” Y terminó: “Sean ustedes prudentes, que nos estamos jugando la democracia”.

La refriega no terminó ahí, porque algunos diputados del PP se burlaron del debate entre Iglesias y el diputado de Bildu Oskar Matute. El vicepresidente interrumpió su respuesta al diputado para reprender a los escaños del PP: “¿De verdad van a seguir riéndose hoy?”, aludiendo a la jornada de luto oficial. “¿Ustedes han comprobado que la mala educación y la falta de cortesía es la seña de esa bancada?”.

 

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.