LA JUVENTUD EUROPEA SE DERECHIZA

JOAQUÍN LUNA

La Vanguardia

 

Un estudio constata que los jóvenes se definen y se identifican cada vez más con valores de la derecha, entre los más determinantes el individualismo

Los jóvenes europeos de 18 a 24 años se sitúan en la derecha, más incluso que segmentos de edad conservadores –como los mayores de 65 años–, según una encuesta del fundación liberal Fondapo l (París).

“Tradicionalmente, los seniors tienen la reputación de votar más a la derecha que los jóvenes. Pero nuestro estudio revela que las nuevas generaciones se autoposicionan a la derecha”, señala el director del estudio Victor Delage.

“No conocía este trabajo francés pero sus conclusiones encajan con lo que sucede en España. Tenemos ahora la juventud más identificada con los valores de la derecha de los últimos cincuenta años si la comparación es con las precedentes. Los jóvenes de los 70 y 80 eran especialmente de izquierdas. Crecieron con Vietnam, la primavera de Praga, las Brigadas Rojas... causas que hoy no se dan”, observa el profesor de la universidad Rey Juan Carlos I y politólogo Javier Lorente, autor del estudio Los jóvenes y la división izquierda-derecha en Europa en los últimos treinta años.

“Quien no es socialista a los veinte años no tiene corazón, quien lo es a los cuarenta no tiene cerebro”, asevera la frase atribuida –erróneamente– a Winston Churchill–. Da igual que nunca la dijera, como tampoco Disrael: la juventud europea del siglo XXI ha dejado de ser izquierdista...

"El predominio de los valores individualistas está ligado a la desconfianza que expresan respecto a la instituciones y el sistema político"

Los resultados electorales también corroboran esta apreciación. Mayorías de derechas gobiernan en 21 de los 27 estados de la UE, sin contar el Reino Unido. “Diversos factores explican esta inclinación derechista de la juventud. El predominio de los valores individualistas entre las nuevas generaciones está estrechamente ligado a la desconfianza que expresan respecto a las instituciones y al sistema político en su conjunto –señala Victor Delage, jefe del servicio de estudios de Fondapol–. La decepción derivada de las promesas incumplidas por la democracia social (seguridad, justicia social y progreso) les lleva a contar sólo con ellos mismos”.

Hay otra expresión en el estudio –hecho en Francia, Reino Unido, Alemania e Italia– que puede sorprender y va en la línea de la sacralización de lo individual. ¿Qué segmento de edad es el más convencido de que “los parados podrían encontrar trabajo si de verdad lo deseasen?”.¡Los encuestados de entre 25 a 34 años (un 58% responden afirmativamente), seguidos de la franja 18 a 24 años (56%). Para los que tienen entre 50 y 64 años, la aseveración baja al 52%.

"Ya hace años que se detecta la derechización. Los más fervientes admiradores de Berlusconi eran los jóvenes".Ya hace años que se detecta esta derechización y exaltación del individualismo en Europa. Los más fervientes votantes y admiradores de Berlusconi fueron los jóvenes. ¡Eran más conservadores en los años 90 que sus padres y abuelos!”, señala Javier Lorente, politólogo

Al individualismo –forzado o no por la percepción de que el Estado es incapaz de garantizar un porvenir digno y estable , a diferencia de generaciones anteriores– le sigue un convencimiento al alza de que el Estado interfiere excesivamente en la actividad económica privada. Así, un 55% de los interrogados de 18 a 24 años –de nuevo, la primera franja– cree que en coyunturas de “dificultades económicas”, como la actual, “el Estado debería tener más confianza en las empresas y darles más libertad”. De ahí que “a largo plazo, la derechización de los jóvenes podría reforzar estructuralmente el anclaje de los partidos liberales y conservadores en Europa”, afirma el profesor Delage.

La izquierda ya no monopoliza la causa verde, prioridad juvenil, fagocitada por los partidos conservadores y liberales

“La izquierda ha perdido la capacidad de dar su forma al mundo”, apuntó en el 2010 el lingüista italiano Raffaelle Simone. Ya no tiene la capacidad de imponer en el imaginario colectivo sus recetas y soluciones. “Los desórdenes en curso transforman nuestras preocupaciones individuales, a las cuales la izquierda no ha sabido dar respuesta. Su rechazo a debatir sobre grandes envites -como la inseguridad o las fracturas culturales e identitarias– la aleja de una parte del electorado, notablemente lo más jóvenes. Como el estudio muestra, la percepción de la inmigración está dominada por un juicio negativo en el seno de las nuevas generaciones”, comenta Victor Delage. Un 56% de la franja 25 a 34 años cree que “hay muchos inmigrantes en mi país”.

   El estudio de Fondapol detecta que ecologismo y desarrollo económico son compatibles a ojos de los jóvenes. “Históricamente los partidos verdes tendían a aliarse con la izquierda pero desde hace años asistimos a una multiplicación de alianzas entre ecologistas y conservadores –observa Delage–. La derecha liberal y conservadora ha adoptado el ecologismo y hay una convergencia política en curso, como demuestran sus coaliciones en Austria, Bélgica, Irlanda y Luxemburgo”. La consagración definitiva podría llegar con las elecciones legislativas en Alemania fijadas el 26 de septiembre.

“La lealtad a los partidos políticos es menor entre los jóvenes, que cada vez votan menos a los partidos radicales. Así, en el caso de España, Podemos irrumpió con fuerza en el 2015 pero no se ha consolidado”, observa el politólogo Javier Lorente

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.