POR QUÉ EL PP FRACASA EN ANDALUCÍA

RODRIGO TERRASA

El Mundo

 

 

 

Frente al Palacio de Ferias y Congresos de Málaga hay un enorme solar sobre el que se ha levantado una exposición de dinosaurios. DinoExpo XXL, se llama. En la puerta, entre vallas de la campaña electoral, hay un cartel gigante con un tiranosaurio y un mamut. Y, si uno pasa rápido con el coche, parecen Chaves y Griñán pidiendo el voto. Es como aquel panfleto que se inventó Nuevas Generaciones del PP en 2010 con el logo de Parque Jurásico y una leyenda que decía: "Junta de Andalucía, hay cosas que no cambian".

Ocho años después, las cosas no han cambiado demasiado. Andalucía sigue siendola única autonomía de toda España en la que siempre ha gobernado el mismo partido y todos los sondeos adivinan que el PSOE volverá a ganar. Incluso en la provincia de Málaga, la aldea gala del Partido Popular andaluz.

Francisco de la Torre es el alcalde de la capital. Málaga es la sexta ciudad más poblada de España, la segunda de Andalucía, la mayor de todas las que aún controla el PP. De la Torre gobierna desde que Celia Villalobos cambió el Ayuntamiento por el Ministerio de Sanidad, primero, y por el Candy Crush, después. Hace ya 18 años. El año que viene, Paco (así le llaman aquí) se presentará por quinta vez pese a que incluso su esposa le ha pedido públicamente que lo deje. Tiene 75 años pero el partido tiene pocas alternativas fiables a su alcalde más longevo.

Estamos en la recta final de la campaña electoral de las elecciones andaluzas y De la Torre tiene un acto con empresarios justo enfrente de los dinosaurios. "No creo que yo tenga la fórmula para ganar. Yo trato de hacer las cosas lo mejor posible y creo que la gente ha acabado viéndonos como un partido eficaz, cercano y transparente", asegura.

-¿Por qué el PP no ha conseguido transmitir esa confianza en el resto de Andalucía?

-El PSOE ha sabido en estos años crear un mecanismo para aprovechar su acción de gobierno en beneficio de sus intereses de partido. La acción de los medios públicos de comunicación ha colaborado también y ha existido una red de clientelismo, cuya manifestación más extrema es el esperpento de los ERE. Ha habido también un fuerte centralismo en Sevilla, que además la gente no ha percibido como algo negativo.

-¿Y en qué ha fallado al PP?

-No es fácil... El punto de partida era mucha distancia y el PSOE ha sabido patrimonializar, con mucha habilidad, el sentido de lo andaluz. Consiguieron transmitir que ellos son los defensores de la esencia andaluza, cuando nada más lejos de la realidad.

Los datos dicen que el PSOE ha ganado las elecciones autonómicas durante las dos últimas décadas en dos de cada tres municipios andaluces. Domina el interior, el valle del Guadalquivir, las llamadas agrociudades (localidades de tamaño medio del interior que viven del campo) y los pueblos más pequeños. Pese al desgaste de 36 años en el poder, pese a la crisis, el récord de desempleo y las cifras de fracaso escolar, pese a los escándalos de corrupción, los socialistas conservan una fidelidad que no tiene comparación en España. Sólo en 2012 el PP, entonces de Javier Arenas, logró superar al PSOE y ni aun así consiguió gobernar. "A veces se nos olvida que hace seis años ganamos", lamentan fuentes del Partido Popular en Andalucía. "El PSOE tenía muy complicada la sucesión de Griñán después de aquello y les dejamos hacerlo. Nadie sabía quién era Susana (Díaz) y emergió mientras nosotros no entendíamos cómo. No hemos sabido entender el éxito de Susana igual que ella no entendió que ese éxito se acaba en Despeñaperros, que fuera de aquí no la quiere nadie. Ella no es como Felipe y Guerra, que eran como una peli de Pixar, con dos pistas, para niños y mayores, con un mensaje para los andaluces y otro para el resto de españoles. Susana no: su mensaje no funciona en Madrid pero lo entiende cualquiera en Andalucía".

Si Arenas hubiera logrado gobernar en 2012 -creen en el partido-, el PP seguiría mandando hoy. "Hay que romper ese miedo atávico que fomenta el PSOE porque cuando tocamos el poder se vencen los prejuicios. Mira lo que pasó en Antequera... En el PP necesitamos un mirlo blanco pero la verdad es que no sabemos si existe".

Lo que pasó en Antequera es que el Partido Popular, que llegó a ser tercera fuerza en el municipio, gobierna hoy con mayoría absoluta. El mirlo blanco allí se llamaManolo Barón, maestro, antiguo director de un colegio y alcalde desde 2011. "Andalucía es uno de los territorios en los que más le costó al PP implantarse y ahora nos cuesta combatir una concepción errónea de maltrato hacia los andaluces que el PSOE ha transmitido", lamenta Barón. "En Antequera pasaba igual. El PSOE lo dominaba todo, extendía su tela de araña para coparlo todo y sólo pudimos ganar plantando cara a su discurso, diciendo puerta a puerta que amamos Andalucía más que los socialistas y que nos preocupa más que a ellos".

El PP gana holgadamente en Antequera, es cierto, pero en las autonómicas allí sigue ganando el PSOE. ¿Por qué? "Todavía hay quien cree que no vive en Andalucía, sino en la Junta y que esto no es una tierra, sino un conglomerado administrativo. La identificación de la marca de partido con el territorio es brutal y aquí el voto conservador es socialista al 100%. Desde luego, hay algo en la Junta que la gente teme perder".

Pepe es joyero, autónomo. Y Antonio tiene un kiosko en Antequera. Los pillamos en un bar, que es donde se cocinan los barómetros de verdad. Uno votará al PP y el otro casi seguro a Vox, aunque -aclara- "yo no soy facha ni nada de eso". Los dos están convencidos de que el día 2 ganará el PSOE. Otra vez. "En Andalucía hay una red de telaraña tan bien tejida que es imposible romperla. Es menos imposible pero imposible todavía. Hay miles de funcionarios que no quieren cambiar las cosas", dice Pepe. "Aquí trabajamos los autónomos y cuatro más y el resto ponen la mano a ver qué pillan y tan contentos", dice Antonio. "¡Si se han gastado el dinero de los parados en irse de putas y les siguen votando! Dame pan y dime tonto".

Ana lo resume todo en la puerta del mismo bar: "Aquí el PSOE presenta un palo vestido y gana las elecciones".

Manuel Arias Maldonado es profesor de Ciencia Política de la Universidad de Málaga. Según él, el problema del PP en Andalucía no es qué ha hecho mal, sino qué podría hacer. "Un año después de que Chaves dejara el poder en manos de Griñán la mitad de los andaluces aún creía que seguía gobernando Chaves", explica. "A Juanma Moreno directamente no le conoce casi nadie. Es muy complicado reclutar a un candidato brillante al que pides que se pelee durante cuatro años sabiendo que luego sólo va a ser oposición. Susana sale y dice que se ha casado con un tieso o que hay votar por nuestros niños y le basta para ganar. ¿Cómo combates eso? ¿Cómo no va a funcionar ese peronismo rociero? ¿Qué discurso puede plantear el PP? ¿Ultraliberal? ¿Antirregionalista? ¿Va a desmantelar la red clientelar? El PP debe proponer otra manera de ser andaluz y seguramente por eso ha buscado en Málaga a un candidato que escapa del eje de poder sevillano, pero aún no sabemos qué ofrece la oposición que no sea quitar al PSOE. Después de 36 años eso debería ser suficiente, pero no lo es".

-Y sin embargo, las encuestas dicen que el 60% de los andaluces quieren un cambio de gobierno.

-Sí, pero luego el factor emocional tiene mucha fuerza en Andalucía. Yo recuerdo una amiga que en las últimas elecciones decía: "Yo no he votado a Susana pero me alegro de que gane ella".

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.