AL AÑO DE LA PANDEMIA. ¿SE HA RESENTIDO LA SALUD MENTAL?

MANUEL RASTOLL

 

 

Hace unas semanas la palabra Salud Mental sonó en el Parlamento español. Un diputado quiso llamar la atención sobre esa realidad. Y otro dió a conocer su incultura y desconocimiento de sus funciones, al  gritarle " vete al médico". Quiero daros su definición.

La salud mental es el equilibrio entre la persona y el entorno socio cultural que permita al individuo una calidad de vida. Es el bienestar emocional, físico y social. Acudiendo a Freud es  la capacidad de amar, de trabajar y de jugar.  Este año y sus restricciones: Qué efectos psicológicos nos han producido a ti y a mi?   Yo todas las noches me despierto entre las tres o cuatro de la madrugada. Tengo pesadillas. Antes no  ocurría. No voy a restaurantes ni a bares, si a la montaña o a paseos abiertos. Tengo precaución o miedo a contagiarme del virus. La muerte de varios amigos/as me ha entristecido. En todas partes está presente el virus. No conocemos el final.

 En el mundo han fallecido tres millones de personas y hay ya ciento treinta seis millones y medio de contagiados, la mayor parte curados. En España unos cien mil fallecidos, y como el vuelo de una cometa las cifras de contagiados suben y bajan. Tenemos varias cepas del virus. Las medidas de prevención social hay que seguir cumpliendolas. La vacuna puede ser la solución. En estos días nos informan de la realidad. Hay riesgos de trombos. Se paralizan dos vacunas (paréntesis), las de adenovirus. Miles de extranjeros de Alemania, Brasil, EEUU, Mejico están entrando en España sin mucho control en aeropuertos y carreteras en este mes de marzo(peligroso equilibrio de economía y salud) y posibilidad de otras cepas. Hay un porcentaje de personas, sobre todo, mayores que lo están haciendo bien. Algunos grupos están siendo irresponsables. El que no se trasmiten las multas por falta de personal, está cansando a los policías y guardia civil y  dando alas a los infractores. La economía no remonta como quisiéramos, el paro aumenta.Este es el entorno que nos está envolviendo durante el último año.

Además, se están vacunando los países ricos, no así los pobres. Y mientras quede un rincón de la tierra, sin eliminar el virus, no estaremos a salvo ( Yuval N. Harari 2020). Los 3000 fortunas de más de mil millones por cabeza no han padecido apenas y en el otro lado los pobres son cada día más pobres, las colas del hambre son mayores. Este miércoles en la tertulia de jóvenes políticos de la 4 de TV  Lilith Verstrynge decía, que un compañero suyo se la suicidado y que su hermano se ha separado. No ha sido solo su amigo, cada día se suicidan 10 personas, más de cuatro mil al año. No se ha separado solo su hermano. La prensa nos habla de separaciones de famosos y sabemos que no son los únicos. Las restricciones sociales  están tocando a lo más hondo del ser humano. Las necesidades sociales son para el cerebro como la sensación del hambre y de la sed. Si no se satisfacen. Se produce la irritabilidad ( Dra Tomova psicóloga ITM.) Hay un instinto de búsqueda del otro, que se pone en marcha en el cerebro por medio de los neurotransmisores. Se nos está prohibiendo algo que está impreso en nuestro código genético. ( Julianne Holt. University .Utah 2020). Esto y la sensación  de miedo y amenaza en la que hemos vivido, explica los efectos psicológicos de un amplio número de la población. El no querer hablar del virus, no querer informarse como protección. Los trastornos del sueño, las pesadillas, la ansiedad,  la tristeza y los pensamientos negativos..Apenas la mitad tiene sensación del disfrute de la vida. Sólo el 48% se siente descansado al despertar y el 46.9% se siente estresado en algún momento del día sin  razón aparente.

Todo ello lo he estado viendo en las investigaciones que he consultado. Universidad Complutense , Colegio de psicólogos de Madrid, y los datos de la Dra Dietrich Munz de la Cámara Alemana de Psicoterapia y otras. En el Valle de Hebrón el 38% de mujeres gestantes tienen      síntomas de depresión y el 59% de ansiedad. El personal sanitario y el personal docente se sienten agotados( por no describir  los problemas de ansiedad, depresión, estrés, pánico o pensamientos suicidas, que aparecen en las entrevistas). En una amplia encuesta sobre la infancia, los padres han notado cambios de la atención, del sueño e inquietud y aburrimiento en un 85% de sus hijos.

Si acudimos a los jóvenes de 18 a 34.Con el paro (45%) y el confinamiento  y un futuro incierto donde el puesto fijo es cosa del ayer. Su irritabilidad y falta de esperanza es maxima (Trabajo, padres un trabajo por vida; hijos 7 trabajos por vida; jóvenes de hoy 7  trabajos a la vez..) La mitad de los trabajos de los próximos 10 años, hoy no se conocen.Su presente es muy desalentador como aparecía en una encuesta  hecha en la calle a los estudiantes de la Universidad de Madrid en un programa de la sexta noche.  A mas largo tiempo que dure esta situación, se producen  efectos psicológicos de mayor infelicidad ,  y se convierten en crónicos. Es evidente que la sociedad vive en tensión  y que la tensión prolongada afecta  al sistema inmunológico. Según la OMS el 93% de los países han visto como la pandemia ha paralizado los servicios de salud mental ya de por sí, faltos de recursos con anterioridad. Los políticos españoles enredados en sus batallas de insultos y búsqueda de votos no han hablado de la salud mental tan relacionada con los efectos de la pandemia. Los periodistas tampoco hablan de ello, dada su afinidad con los políticos de una u otra opción . Están en otra lucha . La gente está cansada de sus actitudes.

Mientras los grupos de salud mental necesitados de ayuda de un profesional o van a una consulta privada, si sus medios se lo permiten; o si no tienen medios, a esperar que la sanidad pública se dote de los medios necesarios. Hay otra opción. El medicarse con los psicofármacos. (Así consta nuestro consumo como campeones en la Comunidad Europea ).

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.