CRONICAS PRELECTORALES (I) LOS PROBLEMAS SE AGRAVAN

ANTONI TARABINI

 

 

Todavía oficialmente no estamos en campaña, pero hace largos meses que estamos sufriendo una precampaña pura y dura. Descalificaciones constantes, insultos incluidos. Movimientos tácticos, siguiendo las instrucciones del jefe de márquetin y pendientes de las encuestas electorales (a la vez odiadas y escuchadas por todos).

Lo extraño es que los “gurús”, más allá de los resultados de las encuestas electorales, no aconsejen “escuchar” las voces de los ciudadanos; a lo máximo “oir” los rums/rumus de la opinión publicada en los medios, que no siempre corresponde a la opinión ciudadana. Sin pretender poner una pica en Flandes la Fundació Gadeso desde sus inicios ha centrado su esfuerzo precisamente en conocer y evaluar las opiniones y valoraciones de la ciudadanía de nuestra Comunidad respeto a “situaciones” de distinta índole (desde laboral a cultural, pasando por niveles de convivencia y de bienestar….), que posteriormente se publican en Quaderns Gadeso. Precisamente en su última edición número 377 (“Cap a unes noves les eleccions (II): els problemes s,agreugen”) se exponen los resultados de las percepciones ciudadanas referidas a nuestra situación política y socioeconómica, concretados en los principales problemas en cada ámbito, así como la valoración de cada alternativa de gobierno.

Si aplicamos una ponderación a los resultados de la encuesta donde "Buena" es 3, "Regular" es 2 y "Mala” es 1, la situación política española se puede tachar de mala (1,3) a juicio de la ciudadanía de Baleares. Un 62% de las personas encuestadas creen que es mala, un 25% opina que es regular, y sólo el 3% cree que la situación es buena. Los datos demuestran el desencanto de la ciudadanía ante inestabilidad y la crispación en que se ha instalado la vida política. Entre otros inputs destaca la inestabilidad política (60%) y  la inquietud por el Procés Català. Entre otras urge una reforma del vigente estado autonómico y del sistema de financiación autonómica.

La situación socioeconómica no es mejor que la política. La ciudadanía isleña considera que es mala (1,3). Así el 61% de las personas encuestadas cree que la situación económica es mala, el 28% cree que es regular y sólo el 2% se muestra optimista. Resaltan, entre otras, las `pensiones (60%) y el acceso a la vivienda (55%). Más allá de las necesarias reformas que empiezan a ser urgentes, la ciudadanía percibe la proximidad de una posible crisis económica motivada, entre otras causas, por el Brexit británico, la crisis arancelaria, y la entrada en recesión de Alemania  que nos afecta directamente en un momento difícil como consecuencia de la quiebra de Thomas Cook.

El grado de inquietud de la ciudadanía balear ante las elecciones del 10N es muy superior a la registrada en las elecciones de abril pasado, tanto en el ámbito político y/o socioeconómico (QG.nº 361) Frente a tales retos lo más significativo es que un 29-26% no sabe cuál es el tipo de gobierno más adecuado para hacer frente a los retos políticos y socioeconómicos. En el ámbito de la izquierda se mantiene una cierta ambigüedad, por un lado, el 29-27% cree que la mejor fórmula es un gobierno monocolor del PSOE con el apoyo externo de U. Podemos y Más País; pero, por el otro,  un 15-12% insiste en la repetición del intento fracasado de un gobierno de coalición entre socialistas y podemitas y se supone que ahora con la participación de Más País. En el ámbito de la derecha, aunque el PP muestra una tendencia significativa de crecimiento electoral, sólo el 8% cree que una coalición entre las tres formaciones de derechas sería la mejor opción para poner orden en el panorama político y socioeconómico español. Las formas de gobierno de tipo trasversal (12-17% PSOE + C's; y 9-12% PSOE + PP) muestran unos índices no relevantes, pero si novedosos.

Visto lo visto, sobre todo si repetimos los mismos tics. no resultará fácil la formación de un gobierno que garantice estabilidad y gobernabilidad para hacer frente a los graves problemas que padecemos, Corremos el peligro, una vez más, de bloqueos y de propuestas imposibles. La nula capacidad de pacto que están demostrando las diferentes fuerzas políticas, aunque con distinta intensidad, nos puede conducir a una situación de gran incertidumbre socioeconómica y políticamente peligrosa. Con excesiva frecuencia, los políticos olvidan que en una sociedad plural y sin mayorías absolutas "hacer política es la capacidad de ponerse de acuerdo con los que no piensan como tú".

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.