¡DEL CERO A LA NADA!

MIQUEL PASCUAL

 

 

Cuentan que, ante el asombro de la perfección formal de “La Piedad” del Vaticano, la escultura que realizó a sus 23 años, el escultor neoplatónico,  el inconmensurable artista del Renacimiento italiano Michelangelo Buonarroti, nuestro Miguel Ángel, “el Divino” según le conocieron sus contemporáneos florentinos fue requerido por sus primeros acólitos y admiradores a contestar sobre la prodigiosa manera de tratar el impresionante bloque de mármol blanco de Carrara, pues resultaba increíble para todos ellos que se pudiera haber conseguido semejante obra de una sola talla.  Ante la atónita mirada de los presentes,  el joven maestro dijo sin titubear: “La escultura ya estaba dentro de la piedra. Yo, únicamente, he debido eliminar el mármol que le sobraba”. Allí nació su leyenda.¡Qué sensacional capacidad de visualización!.

La misma docta capacidad que tienen en otro orden de cosas más terrenales y más materiales las inconmensurables Isabel Diaz Ayuso y Rocio Monasterio, por lo difícil que es encontrar en ellas un solo atisbo de inteligencia, de raciocinio, en las que se cumple el dicho de que ser universitarias no es sinónimo de ser inteligentes y un claro ejemplo de que no hay que sobrevalorarlo y pensar que ser universitaria lo es todo, porque no es así, porque asistir a la universidad o ser titulado (no sólo universitario) no te hace más inteligente, capaz o creativo, de lo que las personas que he nombrado son un claro paradigma que las define por igual. Hay más ejemplos, Casado y Egea son dos más de estos ejemplos.

Desde hace casi un par de años, desde agosto del año 2019 en que fue elegida presidenta de la Comunidad de Madrid la Isabel Ayuso Diaz (la IDA para los íntimos) no ha dejado de echarle flores a Vox, a alabarlos y en el colmo de su estulticia de contestarle a la portavoz de la ultraderecha, como respuesta a una crítica de esta, que: ”Dios no me hizo perfecta y por eso no soy de Vox”.

A nadie extrañó esta declaración de amor hacia la representación partidista de la clásica ultraderecha española en palabras de la Ayuso, existen ejemplos más paradigmáticos de la ideología facha de la tal Ayuso. Así el polémico periodista, defensor del franquismo y reputado falangista Eduardo García Serrano atizó de lleno a Isabel Díaz Ayuso cuando relató algunas anécdotas que compartió con ella en el pasado cuando la actual presidenta de la Comunidad de Madrid trabajaba en Radio Intercontinental de Madrid, textualmente dijo: "Era una falangista de rompe y rasga", "Era una falangista furibunda", insistió el periodista. "Me perseguía por los pasillos como un caniche” para que yo le hablase de José Antonio (Primo de Rivera), le hablase de Ramiro (Ledesma), le hablase de Eugenio Montes, le hablase de David Jato, le hablase de Eugenio Lostau [fundadores y figuras clave de la Falange]. En fin agregó, llegaba a ser un pelín agobiante. Aquí yo me pregunto ¿porqué será que la definió como un caniche sabiendo, como seguro que sabe, la connotación peyorativa que tiene el apelativo?.

Lo dicho del cero a la nada la diferencia entre ambas protagonistas del presente, ambas más fachas que el bigote de Franco.

Y ¿qué decir de la inteligencia y la sinvergonzonería de la Monasterio, solo comparable a la de la Ayuso?, lo mismo, porque hay que tener la cara muy dura y ser más corta que unas mangas de chaleco para, como hace un par de días en una entrevista en la radio, no ocurrírsele otra cosa que decir que, y cito también textualmente: ”La gente está cansada de políticos que no han trabajado nunca", cuando el menda de su jefe, Santiago Abascal no ha dado, en toda su vida, un solo palo al agua y ella de arquitecta sin licencia.

En una palabra da lo mismo votar a la una o a la otra, del cero a nada la diferencia,  ambas son fachas de manual y de ultraderecha fijo.¿Capisci?.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.