EL ADIÓS DE BIEL COMPANY, EL INTENTO FALLIDO DE RECUPERAR EL CAÑELLISMO EN EL PP

ALEXANDER CORTÉS

Diario de Mallorca

 

El PP balear vio en él el heredero de Gabriel Cañellas. Después del hundimiento en las urnas de la apuesta por una línea nítidamente anticatalanista por parte de José Ramón Bauzá, las fuerzas vivas de los populares encontraron en él el hombre que debía retomar el rumbo que antaño tan buenos resultados había dado al PP en Baleares.

Marga Prohens asumirá el mando del PP Balear en busca del efecto Ayuso

El PP balear celebrará su congreso para relevar a Company el 17 de julio

Biel Company no se presentará a la reelección para presidir el PP balear y abandona la política

Biel Company fue el elegido para dar al partido un tono campechano, recuperar las esencias, la conexión con el mundo rural y con la Part Forana con el objetivo de recuperar el Govern. Sin embargo, aunque en su despedida ha celebrado dejar el partido mejor que como lo encontró, la realidad es que se va sin haber alcanzado el objetivo de arrebatarle la presidencia a Francina Armengol.

Biel Company (Sant Joan, 1963), empresario ganadero y agrícola, entró en política en 2011 como Conseller de Agricultura después de varios años como presidente de la patronal agrícola Asaja. Durante sus años como conseller sufrió el desgaste por los recortes en todas sus áreas, tuvo que afrontar el gran incendio forestal de Andratx y estuvo envuelto en la polémica por ocultar la realización de sondeos en el mar balear y por los llamados 'saraos' de Cabrera a base de langosta y Moët Chandon. "Nunca he bebido Moët Chandon", sostiene aún a día de hoy.

Pese a ello todo ello fue junto al vicepresidente Antonio Gómez, el único conseller que aguantó toda la legislatura de Bauzá. Después de la derrota electoral de los populares en 2015, lideró el sector crítico aupado por numerosos alcaldes de la Part Forana, contó con el apoyo del defenestrado Mateu Isern y fue bendecido por históricos como Rosa Estarás o el propio Cañellas. Desde la salida de Bauzá, toda la maquinaria del partido empezó a engrasarse para permitirle arrasar en el congreso de 2017 en el que precisamente tuvo que derrotar a Bauzá.

Su entrada en el partido supuso la apuesta del partido por volver a una línea definidamente regionalista. Sin embargo, la competencia electoral en 2019 con Ciudadanos y Vox o el ascenso de Pablo Casado en la dirección del PP nacional difuminaron esa línea en un discurso ambiguo acusado de catalanista y de anticatalanista a partes iguales. Pese al retroceso de la izquierda en 2019, Company logró en las elecciones 16 diputados, perdiendo cuatro respecto a 2015, en un resultado que, sin embargo, fue visto casi como un éxito ante lo que pronosticaban las encuestas y tras haber obtenido un sólo diputado en las elecciones generales de sólo un mes antes.

Desde entonces, pese a que él siempre había defendido tener la plena confianza de Casado y que sería el candidato de nuevo en 2023, siempre había sobrevolado el fantasma de su relevo desde Génova. Si antes había sido el nombre de María Salom, desde las últimas elecciones era ya el de Marga Prohens el que sonaba con fuerza. Al final, los fantasmas eran reales.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.