EL OBSERVATORIO DEL SUICIDIO DE BALEARES

Proyecto autonómico de prevención de la conducta suicida

En 2019 se registraron 97 casos de suicidio en las Illes Balears. Se estima que por cada suicidio quedan afectados de por vida entre 6 y 10 integrantes del entorno de la víctima, que sufren un grave proceso de duelo. El Observatorio del Suicidio de Baleares impulsa el proyecto autonómico de prevención de la conducta suicida.

El suicidio y sus intentos configuran un grave problema de salud pública que afecta a ciudadanos de cualquier edad, género, cultura, grupo poblacional y a su entorno familiar. La Conselleria de Salud y Consumo, a través de la Oficina de Salud Mental de las Illes Balears (OSMIB), priorizó la constitución, en diciembre de 2017, del Observatorio del Suicidio de las Illes Balears.

El propósito del Observatorio del Suicidio es coordinar el proyecto autonómico para la prevención del suicidio, siendo su principal función promover y poner en marcha acciones y medidas que contribuyan a los tres niveles de prevención de la conducta suicida.

Así lo explica Nicole Haber, responsable del Observatorio del Suicidio: «La multicausalidad y la complejidad de quien intenta suicidarse hace que la prevención sea compleja y deba ser universal, selectiva e indicada. Es un trabajo minucioso que tiene que imbricarse en todas las capas de la sociedad, del entorno y del individuo y, por supuesto, en todos los sistemas de atención».

La prioridad durante el 2021 ha sido reforzar y dotar a todos los hospitales de la sanidad pública de Balears de equipos de atención y prevención del suicidio (APS). El APS es un equipo multiprofesional especializado que ofrece un tratamiento específico e intensivo centrado en la prevención del suicidio de adultos y menores.

El programa tiene como objetivo la intervención en ciudadanos con ideación autolítica que presenten riesgo de suicidio o que hayan realizado un intento de suicidio previo. «Se trata de una atención ambulatoria de 3 a 6 meses de duración, con intervenciones terapéuticas individuales y grupales que contempla la atención a los familiares y al entorno cercano», comenta Haber

Y añade: «Los afectados serán derivados desde los servicios de urgencias hospitalarias o desde los dispositivos de salud mental. Actualmente el programa cuenta con 11 profesionales a tiempo parcial y 8 con dedicación exclusiva». Además, se ha elaborado una Guía para la prevención y primer abordaje de la conducta suicida en los centros educativos de las Illes Balears.

También se ha elaborado un Protocolo de actuación que facilita las derivaciones y la coordinación con el APS infantojuvenil, salud mental, atención primaria y los profesionales de la educación y se ha puesto en marcha el programa suprasectorial CoorEducaSalutMental, entre la Conselleria de Salud y de Educación y Formación Profesional para atender al alumnado de riesgo.

Para dicho programa se ha contratado a una enfermera especialista en salud mental que interviene en la gestión y coordinación de todos los casos que se detectan desde los centros escolares y que necesitan derivación, pautas de abordaje, comunicación entre el colegio, atención primaria, los servicios de salud mental y otros servicios que pudieran estar implicados.

El Observatorio del Suicidio lleva a cabo un intenso trabajo de sensibilización y formación entre los profesionales de la salud y de otros ámbitos. Así, en la pasada Jornada de Orientación Educativa y Social de la Conselleria de Educación y Formación, los orientadores de los centros educativos recibieron la I Formación en la Prevención de la Conducta Suicida.

El Observatorio del Suicidio también ha organizado talleres sobre el tratamiento de la conducta suicida en los medios de comunicación a los periodistas de las Illes Balears, ya que los medios de comunicación juegan un papel fundamental en la prevención del suicidio.

El taller es un espacio de reflexión y diálogo abierto con el propósito de ir modificando la manera de informar sobre el suicidio desde la comprensión del problema y su impacto en la población. «Sensibilizar e informar sobre esta realidad oculta es básico porque no vemos lo que no conocemos y si no vemos, no detectamos y no prevenimos», asegura Nicole Haber.

La Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud, promueven cada 10 de septiembre el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, con el objetivo de concienciar a nivel mundial que el suicidio puede prevenirse. Este año el lema «Crear esperanza a través de la acción».

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.