ELUCUBRACIONES ELECTORALES DESDE LAS IZQUIERDAS

ANTONI TARABINI

Diario de Mallorca

 

 

 

En el inventario de las elecciones autonómicas el predominio de dos partidos de referencia, populares y socialistas, facilitaba un gobierno mayoritario de uno u otro con apoyos (en algunas circunstancias) de otros partidos minoritarios. Pero hoy la realidad política es más compleja. La aparición de PODEMOS y CIUDADANOS, sin contar con otras fuerzas minoritarias, han pluralizado a la izquierda y a la derecha. Y probablemente serán claves MES (Mallorca y Menorca) el PI, e Independientes de Formentera.

Descrito de un modo básico el panorama político balear ¿qué posibilidades tienen las izquierdas de repetir su mayoría parlamentaria y en consecuencia seguir gobernando? Posibilidades haberlas haylas, incluso con cierto grado de probabilidad, contando con el coprotagonismo de los partidos que configuran el tripartido actual (PSOE, Mes de Mallorca, Podemos), así como apoyos parlamentarios de Més de Menorca e Independientes de Formentera. El PSOE, que obtuvo malos resultados en 2.015, puede capitalizar un balance positivo de la Presidencia con una estabilidad reconocida. Los socialistas podrían obtener una mejora sensible, si el gobierno socialista de P. Sánchez consigue la aprobación de sus Presupuestos y desarrollar una agenda social coherente y eficaz. Podemos, hoy por hoy, sufre un desgaste interno y externo significativo a nivel estatal y en nuestra Comunidad. Les resultaría positivo si los acuerdos alcanzados con los socialistas a nivel nacional se desarrollan, y en nuestra Comunidad si superan una cierta crisis de liderazgo que, hoy por hoy, dificulta incluso la formación de sus candidaturas.

MES per Mallorca no tiene fácil, hoy en día, mejorar sus resultados. La formación econacionalista superó la minicrisis de elección de Enseñat como candidato a la Presidencia del Govern y en próximas fechas celebran primarias para el resto de instituciones. En su gestión de gobierno se ha obligado a cambios relevantes, lo que le ha supuesto un desgate significativo compensado en parte por el buen hacer de la consellera de Bienestar. Últimamente sufre el rechazo de colectivos próximos motivado por las políticas desarrolladas en el Consell de Mallorca cuya Presidencia ostenta. Mientras Mes Menorca e independientes de Formentera, posibles fuerzas de apoyo, están consolidadas.

Concluyo con dos avisos para navegantes. Primero, como es lógico, los partidos que conforman la actual mayoría intentarán capitalizar los aspectos positivos del Pacto. El peligro es que algún (o algunos) de tales partidos (se supone que primos-hermanos) centren parte de su campaña en “desprestigiar y atacar” a sus posibles (y necesarios) socios en busca de un trasvase de votos. Segundo aviso, podría darse una situación donde la suma de escaños obtenidos por la coalición actual no tuviera mayoría absoluta, pero que si fuera la coalición poselectoral con mayoría relativa. En tal circunstancia los escaños obtenidos por el PI (hoy por hoy con viento a favor) podrían ser decisivos. Una primera opción, que se me antoja improbable:dar su voto positivo participando de una mayoría parlamentaria de (centro) izquierda, aunque sin formar parte del gobierno. Y una más posible segunda opción: abstenerse no formando parte activa de la mayoría parlamentaria pero facilitando un gobierno en minoría. O jugando al otro bando, la derecha. 

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.