“ES NECESARIO ABRIR EL DEBATE DE LOS CAMBIOS DE USO DE HOTELES”

CELESTÍ ALOMAR

Última Hora

 

Celestí Alomar, exconseller de Turisme con el primer Pacte de Progrés, es miembro del Fòrum de la Societat Civil per a la Reconstrucció de les Illes Balears (*), una plataforma de debate en la que están presentes 25 entidades. Invitado en el Tardeo de El Económico, ha explicado las propuestas que lanzan como líneas maestras para un "nuevo futuro".

La práctica totalidad de las organizaciones que forman parte del Fòrum habían estado siempre en contra del cambio de uso hotelero. Ahora, sin embargo, defienden esta opción para mejorar la oferta turística existente, reducirla y abrir puertas a la diversificación. "Es necesario abrir el debate de los cambios de uso hoteles", explicó.

“El mundo pospandemia no será igual. Necesitamos una estrategia para un momento crucial y que esta estrategia sume los esfuerzos de toda la sociedad. El turismo cambiará por dos motivos fundamentales: por un cambio en los hábitos de consumo, y por la transición ecológica. Hay que reescribir las situaciones porque hemos montado nuestra economía sobre sectores que están en cuestión”, planteó Alomar.

En este contexto, Alomar defendió el cambio de uso de hoteles. "No proponemos un plan quinquenal, sino que trazamos líneas maestras de debate en una estrategia. Los cambios de uso serían voluntarios para los propietarios. Queremos que el Gobierno incentive fiscalmente los cambios de uso, no que los subvencione, porque en algunas zonas hace falta mucha vivienda social. Esto puede ser una mejor salida que una degradación producida por el mercado. Proponemos el cambio de uso para vivienda social, iniciativas de economía cuaternaria, el sector tecnológico y el uso sociosanitario sin que conlleve privatizar la sanidad", explicó.

"En estos puntos sí que estamos de acuerdo para retirar oferta turística. Cuando hablamos de reducir oferta, hablamos de un segmento determinado. Tendremos más de 300.000 plazas igualmente y no se llenarán solo con millonarios. Defendemos la calidad en cuanto a valor añadido: buen servicio, buenas oportunidades, buenos museos… No podemos caer en el error en el que hemos caído históricamente, con los balnearios, el balconing… Se llegó allí porque había un empresario que solo podía entrar en este segmento de mercado. Antes de entrar ahí, vayamos a incentivar un cambio de uso. Quitamos la competencia que nos hace daño. Pero un cambio de uso depende del ayuntamiento", dejó claro.

El Fòrum de la Societat Civil también defiende el esponjamiento en las zonas turísticas. "Estamos en el esponjamiento de forma puntual. Es caro pero muy rentable para mejorar la calidad de la red urbana. En el futuro se valorará mucho. De Illetes a Palma, todos son edificios menos un trozo que ves el mar y dices ¡oh, qué bonito! Este trozo es un hotel que se tiró, y el hueco es un valor que produce satisfacción, da calidad al sitio… Esto es la deconstrucción de la costa. Hay infinidad de chiringuitos, concesiones… que hay que limpiar para dignificar nuestro anillo periférico que tanto aporta a nuestra economía”, puntualizó.

"No entendemos una reconversión del sector turístico, y por tanto un decrecimiento en número de plazas, sin una diversificación. Son dos caras de una misma moneda. Pero por la parte del sector público hay que trabajar en las pasarelas laborales. Hablamos de un proceso de diez años, y hay que compensar y formar a las personas", señaló.

"Al diversificar, los sectores tienen tres problemas: falta gente formada, no tienen promoción exterior porque solo la ha tenido el sector turístico, y falta suelo industrial. Esto podría ser la base de una diversificación", añadió.

Alomar considera que la pandemia ha hecho desaparecer el corto plazo y que es necesario abrir un debate. "Habrá que hacer cosas que no hemos hecho nunca. Hay que escuchar a la sociedad y la sociedad tiene que participar. Queremos ser escuchados y haremos propuestas, gusten o no gusten", sentenció.

“El mundo pospandemia no será igual. Necesitamos una estrategia para un momento crucial y que esta estrategia sume los esfuerzos de toda la sociedad. El turismo cambiará por dos motivos fundamentales: por un cambio en los hábitos de consumo, y por la transición ecológica. Hay que reescribir las situaciones porque hemos montado nuestra economía sobre sectores que están en cuestión”, planteó Alomar.

En este contexto, Alomar defendió el cambio de uso de hoteles. "No proponemos un plan quinquenal, sino que trazamos líneas maestras de debate en una estrategia. Los cambios de uso serían voluntarios para los propietarios. Queremos que el Gobierno incentive fiscalmente los cambios de uso, no que los subvencione, porque en algunas zonas hace falta mucha vivienda social. Esto puede ser una mejor salida que una degradación producida por el mercado. Proponemos el cambio de uso para vivienda social, iniciativas de economía cuaternaria, el sector tecnológico y el uso sociosanitario sin que conlleve privatizar la sanidad", explicó.

"En estos puntos sí que estamos de acuerdo para retirar oferta turística. Cuando hablamos de reducir oferta, hablamos de un segmento determinado. Tendremos más de 300.000 plazas igualmente y no se llenarán solo con millonarios. Defendemos la calidad en cuanto a valor añadido: buen servicio, buenas oportunidades, buenos museos… No podemos caer en el error en el que hemos caído históricamente, con los balnearios, el balconing… Se llegó allí porque había un empresario que solo podía entrar en este segmento de mercado. Antes de entrar ahí, vayamos a incentivar un cambio de uso. Quitamos la competencia que nos hace daño. Pero un cambio de uso depende del ayuntamiento", dejó claro.

El Fòrum de la Societat Civil también defiende el esponjamiento en las zonas turísticas. "Estamos en el esponjamiento de forma puntual. Es caro pero muy rentable para mejorar la calidad de la red urbana. En el futuro se valorará mucho. De Illetes a Palma, todos son edificios menos un trozo que ves el mar y dices ¡oh, qué bonito! Este trozo es un hotel que se tiró, y el hueco es un valor que produce satisfacción, da calidad al sitio… Esto es la deconstrucción de la costa. Hay infinidad de chiringuitos, concesiones… que hay que limpiar para dignificar nuestro anillo periférico que tanto aporta a nuestra economía”, puntualizó.

"No entendemos una reconversión del sector turístico, y por tanto un decrecimiento en número de plazas, sin una diversificación. Son dos caras de una misma moneda. Pero por la parte del sector público hay que trabajar en las pasarelas laborales. Hablamos de un proceso de diez años, y hay que compensar y formar a las personas", señaló.

(*)Fòrum de la Societat Civil per a la Reconstrucció de les Illes Balears:

Associació de Llicenciats/des en Ciències Ambientals de les Illes Balears, Amics de la Terra Mallorca, Arca, Col·lectiu Alternatives, CCOO, Eticentre, Federació d’associacions de veïns de Palma, Fundació Inciiatives del Mediterrani, Fundació Gadeso, GOB, Joves Arquitectes de Mallorca, Mallorca Preservation Fund, Marilles Foundation, Metges del Món, Mercat Social, Obra Cultura Balears, ONGD IB, Palma XXI, PIMEM, Pla de Mallorca XXI, Stei Intersindical, Tramuntana XXI, UGT Illes Balears, Unió de Pagesos de Mallorca y Xarxa per la inclusió social.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.