¡ES UN MINDUNGUI!

MIQUEL PASCUAL

 

Es un don nadie, una persona poco importante que  carece de prestigio, una persona insignificante, de escasa relevancia o influencia aunque de órdenes, ¡así es!, Pere Aragonés, por muy Molt Honorable President de la Generalitat de Catalunya que sea, es un mindundi (no es una equivocación, la RAE acepta las dos formas).

A las pruebas me remito:

Cuando, en octubre del pasado año 2010, la justicia sacó a patadas de la silla de la presidencia de la Generalitat de Catalunya a Quim Torra, el muñeco de feria de Puigdemont, le prohibió a Pere Aragonés, su sucesor por imperativo legal y que era su vicepresidente y conseller de Economía, repito le prohibió usar su despacho de presidencia, usar su silla en las reuniones semanales de su ejecutivo y le prohibió dar el discurso de Navidad. Una lista de prohibiciones tendentes a restarle importancia al cargo; y además le dejó a todos sus asesores cobrando sueldo público pese a no tener funciones encomendadas (paga pueblo paga).

Pere Aragonès decidió tragarse el sapo, bueno el sapo y algo más. Ni siquiera se atrevió a usar el despacho presidencial. Junts, su socio de gobierno, se negó a aceptarle el rango de presidente, ni que solo fuera en funciones para impedir que sobre el suplente se posara el aura del poder. Y así pasó mes tras mes oyendo como por TV-3 repetían sin cesar el sonsonete de “vicepresidente en funciones de presidente” desde octubre de 2020 hasta las elecciones del 14 de febrero.

Quim Torra suicidado políticamente él solito sin que nadie se lo pidiera, Puigdemont  huido en Bélgica, Junqueras en la cárcel y Laura Borràs, la última muñeca de feria del postpujolista ha perdido las elecciones y la última opción era Aragones a quien los avatares de la política colocaron de rebote el 30 de septiembre de 2020 como presidente de la Generalitat en funciones, lo que solo podía haber imaginado en sueños.

Desde el día 14 de febrero hasta el 20 de mayo próximos pasados  Pere Araganés se ha dedicado a suplicar en público, un día sí y el otro también, a los dirigentes de Junts que se decidieran a hacerle presidente de la Generalitat.  JuntsxCat lo hizo Presidente cuando lo tuvo bien sujeto, humillado y de rodillas. Ha pasado por el aro para no ir de nuevo a otras elecciones.

Se encargó de recordárselo el portavoz de JxCat, Albert Batet, cuando conminó a Aragonès a ser “digno” del apoyo recibido para alcanzar la presidencia de la Generalitat y consumar la separación de España.

“El independentismo no se puede permitir cometer los errores del pasado” ni “dilapidar” los hitos alcanzados en los últimos diez años, insistió el vocero de Puigdemont, que mencionó entre esos logros el 1-O o la declaración unilateral y avisó al candidato republicano en su propio pleno de investidura de que tendrá las manos atadas para decidir libremente la estrategia independentista a lo largo de la legislatura.

En la toma de posesión de los 14 consejeros del Gobierno de Aragonès, este llamó a abordar ya, “sin dilación”, la resolución del conflicto catalán a través de la “autodeterminación y la amnistía” y que el fin de la legislatura es lograr la libertad de los presos y forzar al Gobierno a permitir un referendo de autodeterminación, cuando el segundo no tiene cabida en el ordenamiento jurídico y el Ejecutivo central dice que no irá más allá de lo que permite la Constitución.

La última muestra, de momento, de que es un mindungui le vino desde el propio jefe de filas de su partido ERC cuando Oriol Junqueras, el pasado día 7, dijo: “La vía unilateral no es viable ni deseable para encontrar una solución al conflicto de Cataluña”. ¿Capisci?.

Catalanes, con cariño: si todos ponéis la lavadora a las 0 horas a la vez, en el centrifugado, os separais de España del tirón

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.