HOMO HOMINI LUPUS (1)

MIQUEL PASCUAL

 

“El hombre es un lobo para el hombre”  es una frase utilizada por el filósofo inglés del siglo XVIII, considerado como uno de los fundadores de la filosofía política moderna, Thomas Hobbes (1588-1679) en su obra El Leviatán (1651) para referirse a que el estado natural del hombre lo lleva a una lucha continua contra su prójimo.

La frase fue extraída por Hobbes de la obra dramática Asinaria, del comediógrafo latino Plauto (250-184 a. de C.) en la que afirmaba “lobo es el hombre para el hombre” (en latín, lupus est homo homini).

De signo contrario es la palabra Buenismo, que es un término despectivo acuñado en los últimos años por grupos mediáticos conservadores españoles,  que ha empezado a ser utilizado por algunos líderes de centro-izquierda, reconociéndolo como un modo de actuación que no siempre resulta ser el más adecuado para resolver los problemas de un país. Está  recogido en el DRAE desde el 20 de diciembre de 2017, para designar determinados esquemas de pensamiento y actuación social y política (como el multiculturalismo y la corrección política) que, de forma bienintencionada pero ingenua, basados en un mero sentimentalismo carente de autocrítica hacia los resultados reales y en la creencia de que gran parte de los problemas pueden resolverse a través del diálogo, la solidaridad y la tolerancia, mientras la otra parte te da patadas, puñetazos y algún que otro balazo por la espalda.

En las últimas fechas y como resultado de la convocatoria adelantada y precipitada de elecciones al Parlamento de la Comunidad Autónoma de Madrid el buenismo político ha vuelto a coger  auge y carta de naturaleza en gran parte de los políticos de centro-izquierda e izquierda  frente a las, de cada vez más frecuentes y violentas, provocaciones  del partido de ultra derecha en que se está transformando el Partido Popular  y del partido de corte claramente fascista que es VOX, con unos demócratas desorientados que intentan, sin encontrar una solución viable, saber cómo reaccionar ante el desafío del fascismo que avanza ante sus propias narices.

Esa duda no es nueva, el supremacismo blanco, la xenofobia y el machismo reaccionario están inspirando acciones violentas que el sistema, desde hace ya demasiado tiempo, no acaba de asimilar como terrorismo, así tenemos en España  un menda disparando en un campo de tiro contra dianas con la cara de varios miembros del gobierno, un atentado con explosivos en la sede de Podemos en Cartagena, tres cartas con balas y amenazas de muerte dirigidas al ministro Fernando Grande-Marlaska, al líder de Podemos, Pablo Iglesias, y a María Gámez, directora general de la Guardia Civil, por no extendernos en demasía, también atentados contra políticos progresistas, contra feministas, contra medioambientalistas, contra migrantes, pero no solo en España sino que también en Reino Unido, en Francia, en Noruega, en Países Bajos, en Brasil, en EEUU, por señalar solo algunos.

Posteriormente al recibo de las tres cartas mencionadas, la ministra Reyes Maroto escribió, después de recibir ella misma un sobre con una navaja ensangrentada: “Las amenazas y la violencia nunca acallarán la voz de la democracia. La libertad prevalecerá”. ¡Lo que no dijo es cuando y donde prevalecerán!.

La respuesta de los demócratas y desde las fuerzas de la izquierda a la violencia extrema que se está implantando en España desde que VOX está representado en las instituciones públicas, en todos los casos de la mano del Partido Popular, es contraponer los votos a las balas como por ejemplo con el hastag #VotosContraBalas, en un claro ejemplo de buenismo.

El llamamiento de este mensaje, encaminado a combatir al fascismo con los votos el próximo 4 de mayo, ha encontrado respuesta en las redes sociales, y hasta con cierto sentido de humor como el meme con el careto de la Ayuso y de la Monasterio con el eslogan “Madrileños no votéis a tontas y a locas”

En España tenemos medios, tenemos canales de actuación perfectamente legales para contrarrestar y anular de una vez por todas a la organización fascista VOX, solo se necesita coraje para ponerlos en práctica.¿Capisci?.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.