LA CLASE MEDIA, OBJETO DE DESEO ELECTORAL

ANTONI TARABINI

 

Iniciado el proceso electoral quien más quien menos pretende seducir a lo que de una manera imprecisa se ha denominado “clase media”. Se trata de unos amplios colectivos, no necesariamente homogéneos, de contextos urbanos, de profesiones y ocupaciones múltiples y diversas, de difícil catalogación ideológica, enrollados de manera prioritaria en sus quehaceres y necesidades próximas. Hablamos de una mayoría social, con frecuencia silenciosa, pero que puede dar y quitar mayorías políticas, y que se convierte en objeto de oscuros deseos de las diversas organizaciones políticas que, ¡no faltaría más!, se autodefinen como de centro-derecha, de centro-izquierda o transversales, independientemente de cuál sea su real naturaleza.

Con el boom turístico se produce un cambio radical en nuestros modos de vivir y convivir. Dejamos de estar “aislados” en un tiempo y espacio en concreto, para tener que “abrirnos” con mayor o menor éxito a un tiempo y espacio global. Cambiamos de modelo social rompiendo con los tintes feudales. Aparece un modelo social abierto con una burguesía pujante, y nuevas subclases medias. Dominaba un optimismo casi antropológico al observar y comprobar que eran posibles “ascensos sociales” relevantes relacionados con las dos actividades “claves”, el turismo y la construcción. Con la crisis política y socioeconómica tal modelo entró en barrena. La sociedad se polariza, la clase media (la vieja y la nueva) se resquebraja, instalándonos en una significativa inestabilidad personal, familiar, profesional… Nuestro modelo social pierde su carácter inclusivo y transversal e impone riesgos de exclusión, que afecta especialmente a las generaciones jóvenes con un mercado  laboral donde la norma es  la movilidad y la inestabilidad. Mientras se evaporan sus expectativas personales, profesionales, familiares... Y desgraciadamente la pretendida “superación”(?) de la crisis, aún reconociendo ciertas mejoras, sigue sin alcanzar a las microeconomías, incluida la clase media.

¿Cuál será la actitud de nuestra clase media en las ya próximas elecciones generales? Precisamente Quaderns Gadeso (nº 363), “La classe mitjana i les eleccions” (gadeso.org), pretende dar respuesta al interrogante. Unicamente me referiré a tres de los indicadores incluidos en Q.G. Primero, Los posicionamientos ideológicos son claros. Segmento Medio-alto un  46,% centro-derecha y un 5,7% derecha; los subgrupos media-media y media-baja un 41,%  centro-izquierda y un 10,5% izquierda. Segundo, Indice de participacion Según la mayoría de analistas una participación relevante beneficiaría al bloque de centro-izquierda. Un 44% ya tiene decidido a quién votará, y un 2% votará en blanco; mientras un 25% opta por la abstención. Se confirma una elevada indecisión (29%), dividido entre los que piensan votar aunque todavía no saben a quién (19%) y los no saben si irán a votar o no (10%). Es probable que un porcentaje de tal volatilidad opte por participar y otro por la abstención. Si un 50% de tal reactivación se concretara en una participación activa y el otro 50% en la abstención; tendríamos unos relevantes índices de participación (65%) con una abstención del 35%.

Tercero nuestras subclases medias, a veinte días del Dia D, ¿Quiénes desearían que obtuvieran la victoria?, y ¿quiénes creen que sean los vencedores? No nos referimos al partido más votado, sino a la coalición que obtenga una mayoría parlamentaria y en consecuencia formar gobierno. A un 30% les gustaría que obtuviera mayoría PP-Cs, especialmente la subclase media-alta (21%). A un 25% les agradaría la victoria de PSOE-Cs, especialmente la subclase media-media (30%). A un 25%  les gustaría el éxito de PSOE- UnidosPodemos, especialmente a la subclase media-baja (30%) . Llama la atención el bajo índice de PP-Cs-VOX (17%) incluso en el segmento medio-alto; así como el de PSOE-PODEMOS- Nacionalistas (8%), sólo superado por el segmento medio-medio (12%). Tales índices sufren modificaciones significativas al preguntarles acerca de que coalición formará la mayoría y gobernará. La diferencia entre las distintas opciones de estrechan. Un 28% opta por PP-Cs, y un 22% por PSOE-UnidosPodemos. Disminuye cuatro puntos PSOE-Cs, probablemente por el cierra a cal y canto de tal opción por parte de los  líderes y lideresas de Ciudadanos.

A veinte días de las elecciones se perfilan tendencias, pero no se define una mayoría evidente. La reactivación del voto indeciso (29%)) puede resultar decisivo. 

 

(Publicado en Diario de Mallorca)

 

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.