PROCEDIMIENTOS ANTISÉPTICOS.(I) LAVADO DE MANOS

MANUEL RASTOLL

 

 

Buda (1/7/1818) Ignaz Semmelweis

 

El virus está en la calle. Y son tres las medidas defensivas que dependen de cada uno de nosotros: la distancia de seguridad, la mascarilla y el lavado de manos. En este aniversario (202 años) del creador de los procedimientos antisépticos, quiero hablaros del lavado de manos, bandera y convicción de este luchador, nacido en Buda, ciudad del Imperio Austriaco, un 1 de julio de 1808 y que tantos problemas le causó. Ingnaz Semmelweis merece hoy nuestro recuerdo y nuestro reconocimiento. La historia le ha llamado "El Salvador de madres". De familia alemana estudia medicina y se especializa en cirugía y obstetricia. Su primer destino es Viena y concretamente el Hospital General. Este hospital tenia dos clínicas obstétricas. El trabaja en la clínica I y observa que en su clínica mueren cuatro veces más parturientas, que en la clínica II del mismo hospital. Esto le preocupa y comienza a comparar las variables de una y otra clínica. La gente se ha dado cuenta y prefieren o ir a parir a la II o simular un parto fortuito en la calle o en su casa (y que no mueren). La diferencia de actuación de ambas clínicas es que en  la I los cirujanos  y sus ayudantes pasan de la autopsia de cadáveres de la morgue a la realización de los partos. En la clínica II, los partos lo hacen las matronas sin el paso previo por la morgue. El concluye que en las manos de los cirujanos está la clave. Sus manos son portadoras de unas partículas nocivas de los cadáveres. Por ello propone en la clínica I el lavarse las manos con una solución de hipoclorito cálcico (CA(cio)². El procedimiento era la inmersión de las manos hasta conseguir anular el olor típico que dejaba la manipulacion de cadáveres (1846). A los 3 meses de ese procedimiento llegaron los resultados. La clínica I y II se habían equiparado. Estaban salvando vidas. Y es al proclamar su descubrimiento, cuando comienzan las suspicacias. Su método choca con la medicina académica. En el siglo XIX hay un auge de modernización de la medicina.Los grandes especialistas están muy seguros de sus prácticas. No pueden admitir unos datos sin una explicación convincente. Y él no es capaz de darla. Todas las autoridades sanitarias le dan la espalda, lo ningunean, lo rechazan e incluso se burlan y ridiculizan en Viena y allende los mares. El mismo Rufolf Virchow padre de la patología moderna y promotor de la medicina social lo rechaza y se ofende ante esta acusación de falta de higiene y causa de las muertes. Los dos obstretas más famosos de EE.UU. Dr Jorge y Dr Meigs rechazan y ridiculizan su aportación. Sus métodos son correctos y tienen claras las causas de las muertes, que explican por miasmas y humores y enfermedades previas de las madres.

Esas críticas y unas revueltas políticas, de carácter nacionalista de Hungría, su

patria, provocan su destitucion. No le renuevan el contrato en el hospital General y tiene que volver a su tierra Buda- Pest. Allí da clases en la universidad y dirige la clínica en la que los resultados llaman la atención. Pero Semmelweis no admite el rechazo de su método. Su comportamiento cambia, comienza a escribir cartas adistintas personalidades de la medicina a los que acusa de asesinos. Discípulos suyos escriben artículos en distintas revistas defendiendo su tesis. Por esos meses un amigo suyo, el Dr Kolletschka cae enfermo y muere a raíz de una picadura anatómica, un corte en el dedo con el bisturí, mientras realizaba una autopsia. Su muerte tiene las mismas características, que las que había visto en las muertes de las mujeres por fiebre puerperal. Esto le confirma la conexión de las dos muertes  por contaminación de partículas cadavéricas. Aunque él había escrito varios artículos se decide a publicar un libro: "La etiología, el concepto y la profilaxis de la fiebre puerperal". Sigue sin admitirse su teoría. Ven los resultados, pero no les convence la explicación , no ven base científica. Su salud se deteriora, discute con todo el mundo, se separa de su familia y un tribunal de médicos en los que ninguno era psiquiatra emiten una orden de reclusión en una clínica mental. Uno de sus compañeros le pide que lo acompañe a su primera clínica de Viena . Es un engaño. El se da cuenta y en las mismas puertas, se niega a entrar en la clínica mental. Tiene una pelea con los guardias del centro, pero lo sujetan y lo encierran. Pocos días más tarde muere de una septicemia por las heridas recibidas en esta pelea. Muere sólo, sin su familia. Las causas de su muerte no están claras.En Viena, 1865 a los 47 años. En su entierro apenas le acompañan media docena de personas.

Muere sin haber conocido el reconocimiento de su aportación a la medicina como

tantos en la historia, Van Gogh a la pintura, Stieg Larsson a la literatura. Hoy ha quedado como recuerdo el llamado "reflejo Semmelweis" como denuncia a la sociedad que no admite la innovación de sus métodos tradicionales.. Su teoría comenzó a ser aceptada unos 20 años después de su muerte, cuando el Dr. Louis Pasteur en 1879 confirma con su investigación la teoría de los gérmenes ( microorganismos) como causantes de las infecciones. Teoría implementada por los Doctores koch y Lister en que definitivamente se demuestra la etiología de los procesos infecciosos.

Hoy la Universidad de Pest lleva su nombre, también dos clínicas una en Viena y otra en Budapest. En su casa está ubicado el museo de la historia de la medicina donde se reconoce su aportación, así como la de otros médicos anteriores a él que apuntaban en esa dirección. Muchas de las investigaciones actuales siguen completando este trabajo. El diagnóstico ya no es fiebre puerperal sino el órgano o tejido implicado.

La UNICEF afirma que cada año 300 millones de niños de menos de menos de 5 años mueren por problemas de higiene. En los hospitales mueren cada año por infecciones hospitalarias más gente, que debido a los accidentes de tráfico. La investigación avanza y están proliferando los robots con luces ultravioleta capaces de desinfectar de forma autónoma hospitales, fábricas y oficinas en muy poco tiempo y con gran seguridad. Finalmente el Instituto Tecnológico de Massachuset en una investigación reciente sobre el papel del lavado de manos, realizado entre los pasajeros de los 10 aeropuertos mundiales de EEUU concluye: El lavarse las manos con agua y jabón reduce el 37% la propagación de las enfermedades infecciosas.

El 80 % de los pasajeros llevan las manos contaminadas de microorganismos, y sólo el 20% las llevan limpias. El 70% que van al baño se lavan las manos y el 20% no lo hacen. El lavarse las manos habitualmente reduciría un 70 % las enfermedades de transmisión infecciosa que afectan a las diarreas , a las vías respiratorias y a los ojos. Por estas razones la OMS proclamó en el 2009 el día mundial del lavado de manos. (15 de octubre de cada año)

Queremos recordar el lavado de manos como una de las medidas requeridas por las autoridades sanitarias para luchar contra el contagio del covid-19.

Las gotas que expulsan al hablar o estornudar las personas infectadas contienen  el virus y pueden acceder a nosotros a través de la nariz, la boca y los ojos directamente o a través de las manos contaminadas por el contacto con las cosas. De ahí la importancia del lavado de las manos con geles hidroalcoholicos como prevención.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.