REFLEXIONES SOBRE LA BIODIVERSIDAD Y LAS PANDEMIAS.

MANUEL RASTOLL

 

 

La mayor parte de los científicos piensan que el coronavirus tiene sus raíces en la naturaleza, aunque sigue la discusión sobre origen del Covid 19.

Con esta pandemia hemos conocido que en el interior de las selvas y en los distintos ecosistemas existen millones de virus (del latín, veneno). Son entidades que no son ni animales ni vegetales, que no están ni vivas ni muertas, que no son células, pero que los científicos tienen constancia de ellas. Son capaces de hacer un Butrón en las células.

El virus es un patógeno que desde hace 3500 millones de años puebla la tierra y que en estos días en su última visita ha puesto en alerta a los 8000 millones de habitantes del planeta. Suelen vivir en las grandes extensiones de la selva y son portadores de ellos los murciélagos, los pangolines, los zorros voladores, los roedores, los mosquitos y ,a veces, las aves ( Sandra Juglen investigadora Clinic charite Berlín).

De 1960 a 2004 las 335 enfermedades nuevas, que se han contabilizado, el 60% han sido por patógenos, que han saltado desde el mundo animal. En 150 años de industrialización y agricultura a gran escala los gases de efecto invernadero han superado con creces los 3 millones de años anteriores.

Y la pregunta es porqué y de dónde procede el coronanavirus? Este salto del  animal al hombre viene de las grandes zonas salvajes de la tierra como la amazonia, indonesia, Australia y todos los ecosistemas, donde viven los portadores y están los focos de estos virus.

Esos lugares han constituido la biodiversidad, diversidad biológica o variedad de formas de vida del planeta. En estos lugares viven los virus sin afectar a sus especies dominantes. El murciélago, los pangolines etc, no padecen sus efectos debido a sus sistemas inmunológicos.

La biodiversidad reduce y diluye el peligro de nuevas enfermedades, el salto de los patógenos de estos animales al hombre. El patógeno se vuelve malévolo cuando cambia de huésped.

Es la destrucción de la naturaleza lo que moviliza a los portadores de los virus. Estos hechos son los contribuyentes a esa destrucción:

  1. El cambio climático con la huida de aves de las zonas tropicales a otras zonas.
  2. La invasión del hombre de los espacios naturales y protegidos. Les hemos dejado sin espacio, se lo hemos robado.
  3. Los incendios y la tala de árboles como estamos viendo en los últimos años en la zona amazonica, en Indonesia, en California y en regiones como Galicia y Portugal.
  4. La contaminación del planeta por gases de efecto invernadero.
  5. La invasión de los plásticos en todos los rincones del mar-océanos y de la tierra. 5 El tráfico creciente de animales salvajes y los mercados como Wuhan considerado por Vicent Cheng , Universidad de Hong Kong como "una bomba de relojería" (2007).
 
  1. La introducción de especies invasoras de flora y fauna en algunos ecosistemas.

Estas son algunas de las causas, que han provocado la reducción de la biodiversidad y el salto del virus de los animales al hombre. En estas causas hay una decisión humana consciente.

Ya había habido brotes de coronavirus e infeccionesen los últimos 50 años

en Bolivia 1862, en Alemania 1967, en el Zaire 1976, en Hong Kong 1968 y 1997, EEUU 1981 VIH, Arabia Saudí 2012 ( el Sars 2003, el Mers 2013) etc, pero la industria farmacéutica no se lo tomó en serio. Los proyectos de vacuna se interrumpieron, porque los consideraron poco rentables. Ojalá ahora, apoyándose en los trabajos de los anteriores proyectos se llegue a la obtención de la vacuna definitiva.

En estos días hemos visto la batalla de los valedores de la salud y los valedores de la economía. De todos son conocidas las reticencias al confinamiento de Trump y Bolsonaro y de algunos políticos autonómicos y europeos.

En Marsella en 1720 hubo un brote de la peste. Llegó a su puerto un mercante con un cargamento de telas preciosas con un número significativo de muertos e infectados. Las autoridades pensaron en una cuarentena de 40 días. Ante la presión de los comerciantes, la cuarentena quedó reducida a 10 días, la llamada pequeña cuarentena. No quemaron el cargamento como era la costumbre. Esto provocó la propagación de la peste y miles de muertos.

Otra de las lecciones del pasado es la caída de naciones e imperios a raíz de una pandemia. Frank Snowden especialista de microbiología de la Universidad de Yale, nos habla de una lista de ellas: La Grecia de Perícles, el poder de Estuardo cayeron por unas infecciones. Y las ambiciones de Napoleón camino de Rusia y su fracaso en Haití convirtieron a EEUU en primera potencia mundial gracias a una infección... Los analistas están diciendo en estos días que China está tomando la delantera del mundo a raíz de esta pandemia del Covid-19. América no se lo cree. Si un sistema de salud es la mejor inversión para salir de la enfermedad. Qué podemos hacer  para no provocar la venida de otro coronavirus? 1.La opción por la biodiversidad y  la lucha contra el cambio climático es el mejor paraguas y la mejor inversión . "El luchar por una biodiversidad es la medida primera para evitar las pandemias" (Febricia Keksing, bióloga EEUU).

2. Evitar la contaminación ambiental con los gases de efecto invernadero, con el desarrollo y cumplimiento del protocolo de Kioto(1997) por todos los países.

3 Evitar la invasión de los plásticos en mares y rincones de la tierra..( Italia hoy, mascarillas y guantes en calles y playas).

4. Vigilar los focos de patógenos con el tráfico y mercado de animales salvajes. 5.Conservar los espacios naturales y protegidos.

  1. Evitar los incendios de los bosques. Dejar de talar los bosques por las multinacionales para una agricultura a gran escala no justificada.
 
  1. Mimar a la naturaleza plantando bosques y flora variada y evitando especies invasoras.
  2. Tener un estricto control de pesticidas, insecticidas, purines de las grandes granjas de cerdos y demás sustancias contaminantes, que destruyen la biodiversidad.
  3. Finalmente dentro de mis reflexiones aporto las palabras de la investigadora Kate Jones: "el haber elegido el hombre las grandes urbes y su proximidad con los animales facilita al virus una rápida tramisión". Mayoría población en un 2% del territorio . Es una buena advertencia.

El confinamiento ha tenido una respuesta ejemplar del pueblo. Lo hemos visto reflejado en la naturaleza. . Todavía se puede regenerar la tierra. Al mismo tiempo tengamos presente la opinión del gran investigador Pasteur de "que los microbios iban a tener la última palabra en el planeta".

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.