REFLEXIONES SOBRE UNA FRANJA SOCIAL SIN NOMBRE. ESPÍRITU DE LOS JUBILADOS DE LOS ÚLTIMOS 20 AÑOS.

MANUEL RASTOLL

 

Hablo de este grupo, porque yo me encuentro entre ellos. Se da en esta generación una serie de circunstancias, que nos invitan a una reflexión. Digo una franja sin nombre, porque no se encuentran entre las conocidas generaciones de los Baby boom, ni en la generación X, ni millennials, ni en la Y, ni en la Z. (Michele Delaunay y Paul Miret 2020).La generación Baby Boom que en Europa y América comenzó inmediatamente después de la segunda guerra mundial. En España por las razones de aislamiento y de pobreza se inicia en 1958 y dura hasta el 1975.  Esta generación va a empezar a jubilarse los próximos años. Durante 17 años se van a jubilar unos 11 millones. Esta  franja sin nombre de la que estamos hablando, abarca a  los nacidos después de la guerra civil hasta los inicios de los 60. Es una franja demográfica que ha tenido unas sensibles pérdidas con la pandemia, si bien, la mayor pérdida la han tenido sus padres y algunos abuelos a quienes ellos  deben tanto. Esta generación ha vivido la mayor subida de longevidad de este siglo( 20 años a partir de 1950). Y el siglo XX la mayor subida en milenios (Dr. Kaplan. University. New York).Con el esfuerzo de sus padres han podido estudiar algunos , han aprendido un oficio, han ido teniendo poco a poco una estabilidad en sus trabajos, y una jubilación, que les ha permitido en tiempos comprometidos ayudar a sus hijos y nietos. Su jubilación es  de unos 1183 Euros de media. (En un abanico estimado que va de 600 a 2770 con variaciones según provincias y cotizantes). Este grupo ha podido dar una preparación a sus hijos que ellos no tuvieron. En este momento están preocupados de ellos. Las razones son la bajada de los sueldos, la precariedad de los contratos, el paro a raíz de la crisis del 2008 y el efecto de la pandemia, y la no clara definición de las futuras jubilaciones. Esta franja de cerca de 9 millones entre jubilados y pensionistas ha tenido la suerte de luchar por unos derechos sociales y de  igualdad. Han asumido la nueva mentalidad sobre las parejas y sus relaciones atendiendo a la orientación sexual. Y ellos mismos han rechazado el mito de que la sexualidad es cosa de jóvenes, accediendo a una sexualidad sin prejuicios y propia de la edad  Han vivido con alegría los años más prósperos de nuestra economía, han podido gozar de viajes privados y del IMSERSO. Han  cumplido los sueños de dar a sus hijos una formación mejor a la que ellos recibieron. Se han adaptado al proceso tecnológico y de comunicación acaecido en una edad adulta o cercana a su jubilación. Conocen su desarrollo y progreso desde la máquina de escribir,  la TV, el casette, el CD, el teléfono móvil, el ordenador, Intranet, internet, los esmartphon, el zoom y las redes sociales a los que un porcentaje considerable de este grupo se ha ido adaptando por propia iniciativa o ayudado por sus hijos y nietos. Es una generación que han echado  o hemos echado del idioma la palabra envejecer. Que con sus cuidados han rejuvenecido su aspecto 10 años. Que sigue celebrando el que cada mañana sale el sol. Qué mira su juventud sin nostalgia. Que sabe que el envejecer es ley de vida. Qué tiene interiorizado que en la juventud aprendemos y que en la vejez entendemos. Por ello rechaza la actitud paralizante de que el futuro de sus hijos y nietos  vaya a ser peor.

Y  llaman la atención a toda la sociedad para que  busque y encuentre nuevos caminos. Están en contra del edadismo (la discriminación por la edad) tan frecuente en nuestro tiempo.  Dicen las investigaciones que la ansiedad de este grupo es  inferior a la ansiedad,  que tienen las generaciones más jóvenes.  Sabemos que el arte de envejecer es el arte de conservar alguna esperanza. Estamos aprendiendo que la madurez del hombre es alcanzar la serenidad con la que jugábamos, cuando éramos niños. Y que la vejez comienza cuando el recuerdo es más fuerte  que los proyectos de futuro, la esperanza . Esta es la razon de que muchos de los jubilados no cesen en su aprender y enseñar,  y quieran estirar su actividad. Ejemplo de ello lo tenemos en la calle. Los investigadores del CSIC  Mariano Esteban(76), Vicente Larraga(72), Luis Enjuanes(75) están dirigiendo tres proyectos en búsqueda de un suero , de una vacuna contra el Covid .El Dr Fuster (85) sigue en América y Madrid luchando en cardiología. La Dra Salas nos dejó a los 80, trabajando. La socióloga Mariángeles Durán(78) y tantos otros intentamos que este mundo cambie, pero no sin nosotros. Ahora entendemos como los que dirigen este mundo tienden a dar la culpa al pueblo cuando las cosas se tuercen. Recordad la canción de la crisis del 2008. (Eramos nosotros los, que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades). Ahora sabemos que la crisis la causaron los que nos culparon. Ahora la pandemia nos ha afectado a todos, pero parece que no tanto a las grandes fortunas. .El dinero está ahí. Cambiemos las cosas. Los jubilados están pidiendo desde hace años mejores pensiones , sobretodo en los tramos más bajos, que son los mas. El gobierno está trabajando una próxima reforma.La iniciativa de la Comisión Europea de obligar a las grandes tecnológicas a cotizar en los países donde trabajan va en una buena dirección, pero el mundo necesita más. Somos en el planeta 80000 millones. Todos conocemos el reparto de la tarta. La pandemia podría ser una oportunidad para una nueva economía. Una economía de disfrute. Por otra parte, "mientras quede un rincón del mundo por vacunar, no podemos dar por   superada la pandemia" (Yuval Noah Harari 2020) . Y quiero terminar mis reflexiones con una frase de Hemingway y otra de Quevedo. Hemingway" Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callar y escuchar". Quevedo " Todos deseamos llegar a viejos, y todos negamos que hayamos llegado". La sociedad necesita que sus miembros se escuchen más a menudo y que no le dé miedo el llegar a viejos como ha ocurrido a los jubilados de estos últimos 20 años.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.