UNA BREVE REFLEXIÓN

MELCIOR GELABERT

 

 

Hoy, aunque oficialmente la crisis está finalizando, nuestro modelo de sociedad (también la mallorquina) sigue en crisis. La sociedad se polariza, la clase media (la vieja y la nueva) se resquebraja, instalándonos en una significativa inestabilidad personal, familiar, profesional…

Nuestro modelo social pierde su carácter inclusivo y transversal e impone riesgos de exclusión, que afecta especialmente a las generaciones jóvenes. Se ven obligados a aceptar como inevitable el gig economy, léase “un mercado personal y laboral donde la movilidad y la inestabilidad, así como el trabajo de freelance, sea la norma”. Mientras se evaporan sus perspectivas y proyectos tanto de índole personal (emancipación, estabilidad profesional…) como de índole colectivo (reivindicación Mallorca con sus propias raíces como lugar de referencia y convivencia, sin dejar de ser cosmopolitas).

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.