VOLVER A LA NORMALIDAD O CREAR UNA NUEVA

ANTONI TARABINI

 

 

Ya hemos sufrido la cuarentena encerrados en nuestras casas, con cierta percepción de que, aunque fuera dura, le hemos soportado dignamente. Ha habido dolorosas victimas del virus, pero según un estudio británico  el confinamiento en España ha salvado 450.000 vidas. Mientras seguimos buscando responsables del 8M, ya estamos en pleno descalonamiento y a punto de tener el circuito completo para entrar en una "Nueva Normalidad" que posibilite la recuperación de las relaciones humanas y sociales, así como un positivo y no fácil regreso a la actividad económica. Sin pasar por alto que el virus sigue vivo y  coleando, lo que nos obliga a seguir tomando medidas preventivas hasta que tengamos acceso a una vacuna eficaz.

Antes de intentar clarificar que significa “volver a la normalidad”, es necesario objetivar que ha representado la presencia activa del virus, en forma de pandemia, en la casi totalidad del bloque terráqueo. Lo primero que hemos experimentado en propia piel es la vulnerabilidad del ser humano. El Homo Sapiens constructor y dominador de la natura y del cielos abiertos, de momento ha sido derrotado por un virus desconocido y  descontrolado. Ha habido sin duda un exceso de prepotencia por parte de la especie humana. Hace muchos años que vivimos en una aceleración considerable que sufrió el primer bache con la crisis del 2008. Puso de manifiesto que habíamos perdido la noción de los límites. La desigualdad es la norma. Se constata la imposibilidad de ascenso económico y social, dejan de existir las clases medías. Y precisamente ahora cuando nos creíamos capaces de solucionarlo todo con las tecnologías, un simple virus no ha recordado que somos naturaleza y ha  provocado un stop en casi todo el planeta. Y en nuestra Comunidad el virus, la pandemia, ha herido de muerte nuestros modos de convivencia y ha herido de muerte nuestra realidad socioeconómica basada en una actividad basada en un casi monocultivo turístico insostenible económica y socialmente. la normalidad no será tan rápida ni fácil. Según los expertos tardaremos al menos un año en recuperar la normalidad, e incluso no será una recuperación real ya que será "muy difícil" retomar las cosas "tal y como las dejamos". Yo, y conmigo muchos otros, no queremos regresar a aquella “normalidad.” 

Y hemos cumplido con las cuatros fases del Estado de Alarma .¿Cómo afrontaremos esta Nueva Normalidad? La percepción deducida de diversas investigaciones de la Fundación Gadeso  es que la ciudadanía no ha tenido “tiempo” para asumir las consecuencias de la pandemia vírica. Desorientación, miedos, desconfianza, sálvese el que pueda… Muchas y muchos de todas las edades y circunstancias se encuentran (nos encontramos) a mitad de junio sin garantías de poder desarrollar su actividad profesional; ni poder acceder a un contrato estable; ni  tirar adelante con mi negocio  y/o mi empresa. Especialmente los denominados millenials (25-40 años) con niveles altos de formación no pueden acceder a un empleo adecuado; y en consecuencia sin perspectivas personales,ni profesionales,  ni familiares. Los niños y adolescentes, después de haber sufrido el confinamiento, no tienen perspectivas claras de cómo y cuando se integrarán en la actividad escolar en igualdad de oportunidades, donde además de asumir conocimientos puedan acceder a los valores de la socialización y de las amistades.

Sin olvidar que el cambio climático sigue siendo asignatura pendiente, el virus ya ha puesto en evidencia los límites de nuestra civilización. ¿Es posible ver una oportunidad en tales malos momentos?  Ahora puede ser el momento de pasar del miedo y de la desmoralización, a la cultura (léase modo de vivir y pensar) de la responsabilidad y de cierta osadía; y comenzar a reflexionar sobre un mundo más equilibrado y solidario        

Estos días hemos “convivido” (unos más que otros) con el Programa Piloto que ha  posibilitado que un número significativo de alemanes hayan sido los primeros clientes vacacionales. Se han planificado perfectamente  por  la TUI, con la colaboración de las empresas turísticas. Y el Govern balear ha jugado fuerte en pro de tal Proyecto Piloto, incluso “batallando” con ciertas reticencias del Gobierno de P. Sánchez.

Opiniones diversas y contradictorias haberlas haylas. El objetivo era claro, presentar a cada una de nuestras islas como un destino turistico seguro  Parece que la experiencia ha sido positiva, lo que puede significar una cierta reactivación del mercado alemán, sin olvidar otros mercados.  En cualquier caso, una buena ocupación sería cubrir un 40% de ocupación extensiva hasta octubre incluido. Y después seguirá una dura temporada baja.  

Tales perspectivas, no deben conllevar el abandono en el baúl de los recuerdos de la necesidad de modificar y diversificar el actual modelo turístico vigente, objetivo que no se conseguirá   en una o dos temporadas. Sin olvidar la apertura de otras iniciativas empresariales y profesionales con un alto valor añadido cuya actividad se prolongue durante los doce meses anuales. Es fácil. No. Pero es posible y necesario.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.