VOTAR A LOS 16 POR DEMOCRACIA ELECTORAL

XAVIER CASSANYES

Última Hora

 

En junio de 2021, el neerlandés  Frans Timmermans (60 años), Vicepresidente Primero de la Comisión Europea, propuso bajar la edad para votar a los 16 años, con el objetivo de que las generaciones más jóvenes tengan la capacidad de hacer valer sus intereses involucrándose con el voto en las responsabilidades políticas.

El debate sobre el derecho al voto a los 16 años se abrió en Europa en 2007 cuando Austria lo adoptó. En 2011 el Land de Bremen bajó la edad de votar a los 16, para las municipales y regionales, y tres landers más lo siguieron, y, en su programa de legislatura, el nuevo canciller Olaf Scholz lo tiene como proyecto para la legislatura. Malta bajó la edad a los 16 en 2018. Los griegos la habían bajado a los 17 en 2015. En América, en 2012, Argentina fue el primer país en bajar a esa edad el derecho de voto al que siguió, entre otros, Brasil.

El argumentario para oponerse a bajar la edad de derecho al voto en Austria, se resumía, entre otros, en que los jóvenes votarían de forma o por motivaciones distintas que los adultos; que su voto iría a partidos radicales y que son inmaduros y manipulables. Pasadas cuatro legislaturas con el derecho el voto a los 16, las mayorías parlamentarias en Austria siguen siendo las mismas y el voto de los jóvenes adolescentes no ha cambiado radicalmente el panorama político del país (como se teorizó inicialmente), pero sí sirvió para que los jóvenes tomaran mayor conciencia política.

El voto a los 16, visto los tiempos que corren, no añadiría mayor inmadurez al cuerpo electoral, ni más vulnerabilidad a las manipulaciones que las que ya están implantadas a través de la capacidad de distorsión de las redes sociales. Los bulos y las mentiras se difunden por las redes y anidan por afinidad ideológica y ahí la edad es el factor menos relevante.

Seguramente, el argumento más potente a favor de bajar la edad de derecho de sufragio a los 16 años está en la necesidad de equilibrar, en lo posible, el sesgo de envejecimiento del cuerpo electoral.

 

En las primeras elecciones constitucionales (1979), la Constitución fue redactada por unas cortes votadas cuando el derecho al voto estaba en 21 años, (se bajó la edad a los 18 años, por Decreto-Ley, en noviembre de 1978), el tramo de edad de 18 a 29 años era el 25,7 por ciento del total del electorado, mientras que los mayores de 85 años representaban el 0,93 por ciento. En 1979 la edad mediana de los electores era de 43 años.

En 2021, el tramo de edad de 18 a 29 años supone el 15 por ciento de los votantes, mientras que los mayores de 85 años son el 4 por ciento. Y la edad mediana del cuerpo electoral es de 50 años; un envejecimiento que resulta especialmente preocupante no tanto por la edad física, como por la situación socioeconómica de los mayores de 65 años, jubilados, que a la hora de votar estarán más preocupados por la continuidad de su situación que por los nuevos desafíos que preocupan a los más jóvenes.

En este punto, no podemos evitar referirnos al Brexit. Con una participación media del 70,5 por ciento, el voto en la Inglaterra rural fue determinante. En la región de Londres la participación estuvo en el 69,7 por ciento, en el resto de Inglaterra votó el 73,6 por ciento. A nivel de R.U., por tramos de edad, el 58 por ciento de los mayores de 65 años votaron a favor del Brexit contra el 33 que votaron quedarse en Europa. En el tramo de  50 a 64 años el 49 por ciento votó por irse de la Unión, mientras solo el 35 quería quedarse. Los titulares el día después decían que el voto de los viejos y los ancianos habían ganado el Brexit.

Por una cuestión de mayor democracia electoral el voto a los 16 años va a imponerse progresivamente en los próximos años. En España se trataría de incorporar a casi un millón de nuevos votantes (984.045) para compensar que los mayores de 85 años han pasado de 233.810 en 1979, cuando recién se había establecido la edad de voto a los 18 años, al 1.576.127 de ahora.

Los partidos de la coalición de gobierno ya se han manifestado favorablemente a bajar la edad para votar a los 16. Ahora es el momento de retomar el proyecto y poner fecha.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació.
En continuar amb la navegació entenem que acceptes la nostra política de cookies.